Diario fotográfico por Emilio Adarve

Emilio Adarve decidió a los nueve años que en vez de pedirles a sus padres un cachorro, berrearía por una Werlisa. Ésta fue su compañera fiel en los 90, cuando el hardcore gozaba de buena salud y los conciertos eran una constante en su vida. Dos décadas más tarde (cuando internet vino a relegar a las cintas de cassette mal grabadas y el chaval había crecido) la relación se hizo pública en losesquimalesnohacenfotos que lleva cuatro años funcionando como diario del fotógrafo en el que la ciudad y el campo, la música y la carretera, la alta cultura y lo popular trabajan como binomios que irrigan el motor para que siga en marcha por rutas nuevas. 

La obra seleccionada por octubre.tv cuenta precisamente la historia de esas rutas, marcadas por el giro de una rueda inagotable que ilustra las fases de los tours en imágenes que van del arrebato a lo luctuoso, de la fuerza centrífuga disparada del sonido a una monotonía recta de asfalto y malas hierbas, del blanco y negro a salpicaduras de color, creando así impresiones de una fugacidad cíclica. 

Texto: Alba Pagán

Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve
Emilio Adarve